¿Se debe gravar al azúcar y los edulcorantes?

Compártelo:

La mayoría de las personas no están conscientes de las diversas formas en que las empresas nos azucaran la vida.

A menudo lo hacen a través de panes, cereales o de alimentos procesados.

En las etiquetas de los alimentos se identifican como: sacarosa, glucosa, fructosa, maltosa, almidón hidrolizado, jarabe de maíz, azúcar y miel.

Pero muy poca gente lee las etiquetas y muchos no saben que esos términos significan azúcar.

El azúcar es tan perjudicial y adictivo como el alcohol o el tabaco y muchos expertos opinan que deben ser regulados.

El azúcar y el cigarrillo

Hace sesenta años atrás fumar no era considerado una seria amenaza para la salud hasta que los grupos de presión obligaron a los gobiernos a ver la relación de fumar con el cáncer del pulmón.

Los gobiernos comenzaron campañas y controles que fueron combatidos por la multimillonaria industria del tabaco.

Los empresarios decían que la relación no estaba comprobada y que eran otros los factores que causaban el cáncer del pulmón

El famoso actor ruso Yul Brynner murió en 1985 de cáncer del pulmón. Brynner era un fumador empedernido. Poco después de su muerte la American Cancer Society transmitió por televisión un video que dejó grabado donde decía: “Ahora que no estoy, te digo ‘no fumes’. Hagas lo que hagas, simplemente no fumes. Estoy convencido de que si hubiera dejado el hábito de fumar, no estaríamos hablando del cáncer”.

Historias dramáticas como estas e investigación tras investigación han movido a los gobiernos del mundo a restringir el uso del tabaco.

Con la azúcar debiera ocurrir lo mismo. Estudio tras estudio revela que la industria de los alimentos nos está matando, a veces, sin nosotros saberlo. ¿Por qué esperar más muertes?

El dulce amargo y el impuesto

Los estadounidenses consumen, en promedio, más de 600 calorías al día debido al azúcar que se añada a los alimentos y bebidas.

El San Francisco Chronicle informa que comen y beben aproximadamente 22 cucharaditas de azúcar todos los días – el triple de lo que consumían hace tres décadas atrás.

Un reciente estudio ha llevado a los expertos a sugerir que el consumo de azúcar debe ser regulado por impuestos y la aplicación de nuevas leyes, como sucedió con otras sustancias tóxicas como el tabaco.

También sugieren requisitos más estrictos en la concesión de licencias para las máquinas expendedoras en las escuelas y lugares de trabajo y la limitación de la publicidad y las ventas de alimentos y bebidas azúcar que ingieren los niños menores de edad.

Los científicos norteamericanos están claros, la epidemia de la obesidad está relacionada con las enfermedades no transmisibles como la diabetes, los problemas cardíacos y el cáncer que cada año mata a 35 millones de personas en todo el mundo.

Un informe publicado en la revista Nature destacó el papel de la dieta alta en azúcares y los edulcorantes porque estos contribuyen al cambio del metabolismo y a varias enfermedades incluso en personas que tienen un peso adecuado.

Varios países del mundo tales como Dinamarca, Hungría y Francia están imponiendo impuestos sobre los alimentos poco saludables.

Los autores del estudio instaron al gobierno de EE.UU. para que haga lo mismo e impongan políticas severas dirigidas a reducir el consumo de azúcar, tal como lo han hecho con el alcohol y el tabaco.

El informe sugiere que las medidas preventivas pueden orientar al público hacia opciones más saludables y podría conducir a reducir la cantidad de azúcar de muchos alimentos procesados.

Al igual que la industris del tabaco en el pasado, la industria de alimentos y bebidas contraatacó apuntando que el problema se debe a un cambio a un estilo de vida más sedentario y al aumento del consumo global de calorías.

Por supuesto que tienen razón. Sin embargo no dicen que el aumento del consumo de calorías se debe lo que ellos le añaden a los alimentos.

¿Necesitamos más muertes para restringir el consumo del azúcar y los edulcorantes?

Lo nuevi

Aderezo_vegetariano.JPG

Tres consejos para preparar fácilmente su aderezo favorito

un poco de aceite de oliva con ajo y unas gotas de limón o vinagre. En mi cocina siempre tengo una botella de servir con aceite de oliva y cuatro o cinco dientes de ajo en su interior que cambio bisemanalmente. Eso me permite que este aceite tenga un toquesito especial. Sin embargo, si aderezamos las ensaladas todos los días con esta fórmula terminaremos aburriéndonos. Una de las maneras de aumentar el consumo de ensaladas es acompañarlas con variados aderezos que prepara usted mismo. El problema es que a veces se nos olvidan las medidas de los ingredientes de nuestros aderezos favoritos. He aquí la solución.

Speak Your Mind

*