Comer una taza de fresas al día regula el azúcar en la sangre

fresas

fresas

Diversos estudios han demostrado que las fresas pueden normalizar los niveles de azúcar en la sangre gracias a su contenido de polifenoles. Además de este impacto positivo sobre la glucemia, el consumo diario de fresas puede implicar otros beneficios sobre parámetros metabólicos y cardiovasculares.

Estudio realizado en Quebec para evaluar los efectos de las fresas sobre la glucemia

Un estudio clínico dirigido por Yves Desjardins, profesor de horticultura en la Universidad Laval, reveló que una taza de fresas al día regula el azúcar en la sangre. En la investigación participaron 50 adultos que eran levemente obesos (índice de masa corporal entre 30 y 34,9) y que habían sido diagnosticados recientemente de diabetes tipo 2 e insulinorresistencia. Los resultados arrojaron que una ración de aproximadamente 250 gramos de fresas frescas al día reducían significativamente la intolerancia a la glucosa y mejoraban la sensibilidad a la insulina, efectos similares a los que se logran a través del fármaco metformina, el cual es un agente hipoglucemiante y sensibilizante a la insulina.

Por otra parte, los resultados también mostraron que existía una asociación positiva entre el consumo de una ración diaria de fresas y una reducción del peso corporal. Los participantes del estudio lograron una reducción del peso corporal de hasta 10%, sin hacer otras modificaciones en su dieta.

Los efectos beneficiosos de las fresas sobre la glucemia se deben a su contenido elevado de polifenoles, los cuales contribuyen en el tratamiento de diversas enfermedades metabólicas, previenen el deterioro cognitivo, retrasan el envejecimiento y reducen el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Los polifenoles protegen al organismo contra la oxidación provocada por los radicales libres, pero sus propiedades hipoglucemiantes y adelgazantes no se relacionan con su actividad antioxidante. Se cree que se debe a la influencia que tienen los polifenoles sobre las bacterias intestinales, restableciendo el equilibrio de la flora intestinal.

El intestino de una persona que se alimenta a base de alimentos poco saludables y comida chatarra tiene una microflora intestinal mala y desequilibrada, la cual libera ácidos grasos que contribuyen al aumento de peso, al desarrollo de diabetes tipo 2 y al síndrome metabólico. Por otro lado, aumenta el riesgo de sufrir esteatosis hepática no alcohólica (“hígado graso”).

El profesor Yves Desjardins expresó que estos descubrimientos implican un cambio de paradigma en el abordaje de las enfermedades relacionadas con la alimentación.

Estudio de los beneficios de las fresas y los arándanos sobre diversos aspectos metabólicos

Otro estudio similar en el que también participó Yves Desjardins, valoró el efecto de las fresas y de los arándanos sobre la sensibilidad a la insulina, la secreción de insulina, la tolerancia a la glucosa, el perfil lipídico, la inflamación y el estrés oxidativo, en individuos obesos o con sobrepeso que padecían insulinorresistencia.

Durante el estudio, que duró seis semanas, los participantes consumieron una mezcla patentada de polifenoles de fresas y arándanos que se les presentó en forma de bebida y que aportaba 333 mg de polifenoles en 120 mililitros, mientras que el grupo control recibió un placebo que no era más que agua coloreada y saborizada.

Los resultados expusieron una mejora importante en la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa en el grupo que consumió los polifenoles de las fresas y los arándanos, en comparación con el grupo control. No se registraron cambios en el resto de los parámetros evaluados (perfil lipídico, inflamación y estrés oxidativo) después de las seis semanas que abarcó el estudio.

Polifenoles: antioxidantes y mucho más

Los estudios anteriores demostraron que los polifenoles tienen actividad antioxidante, pero sus funciones van más allá de proteger contra el estrés oxidativo y, entre ellas, se encuentra su capacidad para regular las cifras de glucosa en la sangre. Aún no se ha podido esclarecer el mecanismo mediante el cual los polifenoles de las fresas y los arándanos controlan los niveles de glucemia, pero estos resultados animan a continuar investigando sobre las propiedades de estos compuestos para incrementar los niveles de salud y tratar enfermedades.

1 comentario

  1. Me alegro mucho de haber encontrado este artículo,
    Estoy preocupada por el tema del azúcar en sangre, que no logro bajar haciendo lo posible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.