La aterradora verdad sobre lo que consumimos

Alimentos que consumimos

Alimentos que consumimos¿Conoces el origen de los alimentos que llevas a tu mesa? ¿Te imaginas las transformaciones que sufren las materias primas a lo largo del proceso de elaboración? ¿Piensas que una fruta jamás podría contener compuestos de origen animal? En este artículo te revelaremos la verdad acerca de cómo están hechos los alimentos que consumes con más frecuencia. Te vas a sorprender con los ingredientes y aditivos secretos.

Pan y otros panificados

Para elaborar los diferentes tipos de panes, incluyendo los bagels o rosquillas, se suele utilizar un aminoácido denominado L-cisteína que es un mejorador que se utiliza para compensar las deficiencias de las harinas y le confiere mayor extensibilidad a la masa. A pesar de que la L-cisteína puede ser sintetizada en laboratorios, la mayor parte proviene de las plumas de ciertas aves (patos y pollos), del cabello humano, del cuerno de vaca y de las pezuñas de cerdo.

La L-cisteína de origen animal también está presente en masa de pizzas, galletas, croissants, tartas, etc.

Actualmente, algunos elaboradores de productos de bollería están utilizando L-cisteína de origen vegetal, por lo que, si realizas tus compras en alguno de estos sitios, podrás incluir panificados 100% veganos en tu alimentación.

Manzana

Muchas veces se asocia el brillo de una manzana con una calidad mayor. Sin embargo, este brillo suele ser el resultado de la aplicación de goma laca en la superficie de las manzanas para mejorar su apariencia y retrasar el envejecimiento de la fruta. Generalmente, se aplica cuando las manzanas han perdido su cera natural, con frecuencia a raíz de la limpieza post-cosecha.

La goma laca es producida por el insecto Lac, o gusano de la laca, y si bien no es tóxica para consumo humano, definitivamente no es vegana.

Esencia de vainilla

Esencia de vainillaLa esencia de vainilla, que se utiliza como saborizante y aromatizante, puede contener una sustancia llamada castóreo, que no es más que la secreción de las glándulas anales de los castores. El castóreo es utilizado para fijar fragancias y forma parte de muchos alimentos con “sabor a vainilla”, por ejemplo, el helado o los postres.

Vale aclarar que para obtener el castóreo, se deben triturar las glándulas del castor que producen dicha secreción. Sí, en muchas ocasiones la industria alimentaria es asquerosa y cruel.

Para librarte de aditivos de origen animal, busca alguna tienda de confianza que comercialice esencia de vainilla sin secreción de castor. Por otra parte, la vainilla en su estado natural es la opción ideal, que se utiliza en pequeñísimas cantidades y, si bien, es bastante costosa, le aportará un delicioso sabor y aroma a tus preparaciones.

Alimentos con sabor a frutilla (o fresa)

Los yogures, batidos, helados, confites y dulces con sabor a frutilla contienen el aditivo denominado carmín, que se utiliza para darle a los alimentos su atractivo color rosado. Este colorante se obtiene del escarabajo cochinilla, el cual es recolectado, desecado al sol y triturado. Definitivamente, toda bebida o comida que utilice tinte rojo obtenido de moler cochinillas no es vegano, ni vegetariano.

Si quieres darle una tonalidad rosada a alguna crema para decorar puedes elaborar tus propios tintes naturales y veganos, utilizando remolacha o granadas, cuyos jugos son excelentes para teñir.

BananoBanana (o plátano)

Las bananas con frecuencia son rociadas con un spray que contiene un agente antibacteriano, denominado quitosano, que se obtiene del caparazón de cangrejos y camarones. Este compuesto retrasa la maduración de las bananas y evita que se oscurezcan rápidamente. No es nocivo para la salud humana, pero no es vegano.

Una vez más, lo mejor es optar por bananas de cultivo orgánico, que no contengan quitosano de crustáceos.

Maní (cacahuate) salado

La gelatina suele ser empleada por muchas marcas de maní salado para que la sal se adhiera a esta leguminosa. Es bien sabido que la gelatina es un derivado del colágeno presente en los huesos y pezuñas de vacas y cerdos.
Puedes elaborar tu propio maní salado pero debe ser consumido con moderación por la cantidad excesiva de sodio que contiene. La mejor opción es comprar el maní crudo con cáscara y tostarlo en el horno de tu casa, sin añadirle sal.

Sopas de vegetales

Por más que se trate de sopa de vegetales, la mayoría de los fabricantes utilizan como base de estas sopas caldos de res, de cerdo o de ave. Por lo tanto, si llevas un estilo de vida vegano, aléjate de las sopas y caldos comerciales porque entre todos los ingredientes procesados que contienen siempre aparece alguno de origen animal.

Para llevar una alimentación consciente es importante que tomes conocimiento sobre el origen de los diversos alimentos que consumes. Si quieres asegurarte que tus comestibles son auténticamente veganos, vegetarianos u orgánicos, te recomiendo que contactes a proveedores confiables de este tipo de alimentos, que tengan un suministro estable de dichos productos orgánicos y vegetarianos, para que puedas comprarlos cada vez que los necesites.

Para finalizar, tener tu propio huerto y elaborar tus preparaciones alimentarias con las materias primas más naturales y puras, es una excelente opción para no caer en los engaños de la industria alimentaria.

1 comentario

  1. Excelente información de esta pagina, cuanto mas hay que no conocemos….?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.