Lo que comemos con la carne, la leche y los huevos

Carnes

Hace muy poco en Estados Unidos 36 millones de libras de «pavo molido» fueron decomisadas porque estaban contaminados con salmonela.

Recientemente en un mes hubo siete alertas de contaminación de carnes: una debido a listeria, tres debido al E. Coli y tres por la Salmonela.

Cerca de 109,523,700  libras carne fueron decomisadas en 2011. Esto es un record ascendente cuando se compara con las más de 29 millones libras de carne decomisadas por razones similares en 2007.

¿Qué está pasando con la carne y que podemos hacer para proteger nuestra salud y la de nuestra familia?

Como se produce la contaminación

Los «Centers for Disease Control» (Centros para el control de Enfermedades) tienen una sección de «enfermedades transmitidas por los alimentos» que que explica en su página web (en inglés y español) cómo los alimentos se contaminan:

  • Muchos microbios transmitidos por los alimentos están presentes (normalmente en los intestinos) de animales sanos, criados para comerse.
  • Las carnes de res y aves pueden contaminarse, cuando las están matando, a través del contacto con pequeñas cantidades de ese contenido intestinal.
  • De ese mismo modo, las frutas y verduras frescas pueden contaminarse si se lavan o riegan con agua que está contaminada con estiércol de animales o desechos humanos.

Lo que consumimos con la carne

Cada vez usted consume carne, huevos o productos lácteos, está ingiriendo carcinógenos conocidos, bacterias y otros contaminantes que pueden acumularse en su cuerpo y permanecer allí durante años.

Los  productos de origen animal están cargados de:

  • Bacterias
  • Antibióticos
  • Hormonas
  • Dioxinas
  • Sustancias tóxicas

Todo este contenido pueden causar serios problemas de salud en los seres humanos.

Un porcentaje muy alto de toda la carne de la pollos, pavos, vacas, peces y cerdos sacrificados cada año en los EE.UU. están contaminados con bacterias peligrosas que viven en el tracto intestinal y en las heces de los animales.

Consecuencias

El consumo de esta carne contaminada pueden causar:

  • Intoxicación alimentaria
  • Dolores de estómago
  • Diarrea
  • Fallo orgánico y posiblemente la muerte

Cada año en los EE.UU. hay 75 millones de casos de intoxicación por alimentos, y 5.000 de estos casos son fatales.

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) informó que el 70 por ciento de la intoxicación alimentaria es causada por la carne de animales contaminados.

Bacterias resistentes a los antibióticos

Para empeorar las cosas, un importante estudio de 2008 publicado en la revista «Nature» encontró que una sustancia que se encuentra en la carne y la leche (pero no se encuentra naturalmente en el cuerpo humano) hace que los seres humanos que comen carne y leche se vuelven más susceptibles a peligrosas infecciones por E. coli.

Los antibióticos, de los que dependemos para tratar la intoxicación por los alimentos y otras enfermedades, están siendo utilizados en las granjas para:

  • Promover el rápido crecimiento de los animales
  • Evitar que las enfermedades estén proliferando en las granjas industriales.

Este abuso de los fármacos ha favorecido la evolución de nuevas cepas resistentes a los antibióticos que combaten las super-bacterias.

Los estudios han encontrado que gran parte de la carne en las tiendas de comestibles de hoy está contaminadas con bacterias, que no se pueden matar con los antibióticos convencionales.

Esto significa que si usted come carne contaminada con este super-germen y se enferma, los muchos antibióticos que usan los médicos para el tratamiento de infecciones serán menos eficaces o inútiles.

Más riesgos

Pero ese no es el único peligro asociado con los animales dosificados criados con antibióticos para producir carne. Roxarsone, un antibiótico de uso común en las granjas industriales, contiene cantidades significativas de una forma cancerígena de arsénico.

Los investigadores del USDA han encontrado que «consumir 2 onzas de pollo por día – el equivalente a un tercio o la mitad de una pechuga – expone  un consumidor a 3 a 5 microgramos de arsénico inorgánico, la forma más tóxica del elemento».

La exposición diaria a dosis bajas de arsénico puede aumentar drásticamente en los seres humanos:

  • El riesgo de cáncer
  • Demencia
  • Problemas neurológicos
  • Otras enfermedades

Las hormonas peligrosas también están al acecho en la carne y la leche. Según el USDA, en 1999, aproximadamente el 99 por ciento de las vacas en corrales de engorde en EE.UU. recibieron implantes sintéticos hormonales.

En ese país, estas hormonas que hacen que las vacas sean más grandes y produzcan más leche de lo que producirían naturalmente, están prohibidas para la venta libre y utilización por los seres humanos.

Los científicos han demostrado claramente que estas hormonas pueden aumentar el riesgo de interrumpir el desarrollo y el cáncer en los seres humanos.

Las hormonas en la carne y en la leche también puede aumentar el riesgo de desarrollar otros trastornos, incluyendo la ginecomastia o engrandamiento de senos en los hombres.

En una escuela en Italia, casi uno de cada tres niños de 3 a 5 y más de la mitad de los niños entre 6 y 10 tenían los senos aumentados. Se sospechaba que las hormonas en la carne pudieron haber causado la enfermedad.

A pesar de todas estas evidencias de los efectos perjudiciales de las hormonas la FDA se niega a regular adecuadamente su uso para promover el crecimiento en las vacas.

Al comer carne de vaca y beber leche, usted está consumiendo drogas potencialmente peligrosas que no le fueron recetadas.

¿Es sana la carne y la leche orgánica?

Algunos consumidores preocupados por la salud compran leche y carne orgánica, ya que creen que esta libre de hormonas, pero están equivocados.

A pesar de su etiqueta de «orgánico» la carne de vaca es a menudo tratada con hormonas.

Cuando los inspectores de la Unión Europea examinaron una muestra aleatoria de carne de EE.UU. «libre de hormonas»  encontraron que el 12 por ciento de la carne había sido tratada con hormonas de gran alcance que están prohibidas en Europa.

Debido a que las vacas preñadas producen las hormonas de forma natural y las vacas utilizadas para producir leche se mantienen  constantemente en embarazo, incluso la leche «orgánica» esta mezclada con hormonas sexuales.

Las dioxinas

Si las bacterias, los antibióticos y las hormonas no cobran su precio a corto plazo, la acumulación de dioxinas de los productos animales podría causar serios problemas de salud a largo plazo.

Las dioxinas son sustancias químicas que se liberan en el medio ambiente cuando las sustancias se queman. Estas se acumulan en la carne de los animales y la leche.

De acuerdo con los principales científicos y la Agencia de Protección Ambiental (EPA), casi el 95 por ciento de nuestra exposición a las dioxinas se presenta en forma concentrada en la carne, el pescado y los productos lácteos.

Cuando comemos productos animales, la dioxina que los animales han acumulado en sus órganos se absorbe en el nuestro.

Este potente grupo de químicos que alteran las hormonas llamados «dioxinas» se unen a una célula y modifican su funcionamiento, causando una amplia gama de efectos que incluyen:

  • Cáncer
  • Respuesta inmune deprimida
  • Trastornos del sistema nervioso
  • Abortos involuntarios
  • Deformidades de nacimiento

Los investigadores de la EPA ha encontrado que las personas que consumen incluso pequeñas cantidades de dioxinas, con la carne y los productos lácteos, tienen un riesgo extra de uno en 100 de padecer cáncer únicamente como consecuencia del consumo de dioxinas.

Plaguicidas y herbicidas

Los plaguicidas también están presentes en grandes cantidades en la carne y se han relacionado con una amplia gama de problemas de salud en los seres humanos, incluyendo defectos congénitos y cáncer.

Aunque los seres humanos ingieren algunos herbicidas y plaguicidas de origen vegetal, los científicos informan que los productos animales son los responsables aproximadamente del 80 al 90 por ciento de la exposición a plaguicidas en la dieta.

Los plaguicidas se aplican en los cultivos que eventualmente se usan para alimentar los animales de las granjas y como las dioxinas, los pesticidas se acumulan en sus cuerpos a través del tiempo.

Conclusión

Cuando comemos carne, leche o huevos, los pesticidas que los animales han comido en su vida se transfieren a nosotros.

La mejor manera de protegerse de todos los contaminantes dañinos en los productos animales es simplemente convertirse en vegetariano y esto es más fácil de lo que piensas.

Fuente: Peta.org

 

 

1 comentario

  1. Muy interesante..yo soy de las no tomo carne, ni leche (ni derivados de ambos) y únicamente tomo huevos de gallinas nacidas en mi casa alimentadas a la antigua usanza (picasuelos) y totalmente libres de medicamentos ni productos tratados..este tipo de artículos me hacen afianzarme más aún en mis ideas.

    Saludos

    Carmen

    http://dietamediterraneasana.blogspot.com/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.