Los alimentos alterados que no debieramos comer

La mayoría de los cultivos de soja, maíz, algodón y canola en los EE.UU. son genéticamente alterados. Algunos expertos sostienen que estos cultivos podrían representar graves riesgos sanitarios y ambientales, pero el panorama científico es actualmente deliberadamente incompleto.

Las empresas agrícolas, como Monsanto y Syngenta, han restringido la investigación independiente sobre los cultivos. Ellos se han negado a proporcionar a los científicos independientes las semillas, o bien han establecido las condiciones restrictivas que limitan seriamente la investigación. Esto es legal, porque de acuerdo a la ley de EE.UU., los cultivos genéticamente modificados son patentables.

El diario Los Angeles Times informó recientemente que:

«Las empresas agrícolas defienden sus evasivas, diciendo que la investigación sin restricciones podrían hacerlos vulnerables a demandas si un experimento de alguna manera da lugar a un daño, o que podría darle a sus competidores desleales una visión de sus productos. Pero lo más probable es que las empresas temen algo más: Un experimento podría revelar que un producto de ingeniería genética es peligroso o no realiza lo prometido »

Incluso si usted no quiere comer alimentos genéticamente modificados, lo más probable es que ya lo está haciendo. El maíz y la soja son dos de los ingredientes de los alimentos más comunes, especialmente en los alimentos procesados, y más del 90 por ciento de estos dos cultivos en los EE.UU. se generan a partir de semillas GM.

Las empresas de alimentos orgánicos y los grupos de consumidores están intensificando sus esfuerzos para lograr que el gobierno ejerza una mayor supervisión de los alimentos modificados. Los críticos de la actual política sostienen que las semillas genéticamente modificadas (GM) a menudo contaminan los cultivos no modificados genéticamente de los alrededores.

La empresa de noticias ABC News informó recientemente:

«El gobierno de EE.UU. ha insistido en que no debe causar preocupación porque no hay diferencia suficiente entre las semillas genéticamente modificadas, que sus organismos han aprobado, y las semillas naturales. Pero el secretario de Agricultura Tom Vilsack, más que sus predecesores en las administraciones anteriores, ha reconocido el debate sobre el tema y un coro cada vez mayor de consumidores están preocupados por lo que están comiendo. »

Fuentes:

Los Angeles Times, febrero 13, 2011, ABC News, febrero 28, 2011

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.